América del SurArgentina

Pueblo Escondido, para los amantes del trekking

Aún de noche con un frío bastante soportable, partimos desde la Ciudad de Córdoba hacia Carlos Paz, en donde nos topamos con un incendio, razón suficiente para desviarnos por la Calera y agarrar las Altas Cumbres.

Esta ruta que une el Valle de Punilla con el Valle de Traslasierra es un paisaje perfecto para ver el amanecer desde lo alto. Las numerosas curvas al pasar por la localidad de Copina, te envuelven en la montañas de las Sierras de Córdoba. Antes de llegar al centro de Mina Clavero, nos dirigimos a Nono y antes de arribar a Villa Dolores doblamos en Las Tapias hacia Yacanto y recorremos el encantador camino de la costa pasando varios pintorescos pueblitos no tan conocidos (La Población, Luyaba y La Paz) hasta desembocar en Merlo ya en la provincia vecina de San Luis.

thumb_DSC_0810_1024

El fin de nuestra actividad es un safari fotográfico. Safari es una palabra proveniente del suajili -la lengua franca de Africa central- que significa viaje, concretamente viaje caminando. Esta “excursión” tiene como primer objetivo vivir la naturaleza con todos los sentidos y por encima usar el ojo fotográfico para capturar estos paisajes.

thumb_DSC_0747_1024

Desde la base del Valle del Sol comienza nuestra caminata. En un trekking de 6km (1h30’) por sendero de montaña que desciende desde 2000 hasta los 1800 metros sobre el nivel del mar hasta llegar al legendario Pueblo Escondido. Ubicado en la base del Cerro Áspero de la Sierra de los Comechingones, este antiguo asentamiento minero es un lugar único no sólo por sus radiantes y verdes montes y su tranquilidad incomparable, sino también por la misteriosa historia de sus instalaciones y la aventura de su entorno. Una vez abajo, el pueblo tiene un refugio y un parador donde comer. Acá se puede comer unos deliciosos y caseros sandwiches de bondiola/salame con queso o unos potentes tallarines con salsa roja.

thumb_DSC_0748_1024

El almuerzo es excelente para reponer energías gastadas y cargar nuevas que serán necesarias en las 2h30’ de subida. La dificultad de la caminata de vuelta es media ya que predominan las subidas hasta llegar a la cima donde se estacionan los autos.Con cámara en mano, damos vueltas alrededor de las descuidadas instalaciones y descubrimos la gran historia atrás de este pueblo.

thumb_DSC_0755_1024

Originalmente, en este lugar había una mina de volframita donde vivían 300 obreros que entre 1910 y 1920, estaban bajo el orden de los alemanes, quienes trasladaban el mineral hacia San Luis en mulas; diez años después, una empresa inglesa crea un camino desde La Cruz hasta el Cerro y levanta una usina propia a combustible líquido, importada desde Europa, infraestructura extraordinaria para la época. En los ’40 este asentamiento sumo a su extracción el mineral de tungsteno, llegando a su momento de auge por ser piedras claves en la fabricación de herramientas en base de aleación de hierro. Tras la Segunda Guerra Mundial, la actividad minera comienza a caer, y el precio del mineral a nivel internacional también. Finalmente en 1969 la planta se cierra.

thumb_DSC_0735_1024 thumb_DSC_0763_1024

Hoy, Pueblo Escondido es un conjunto de construcciones abandonadas enclavado y encubierto por la inmensidad del Cerro Aspero.

Fotografía y relato: Vitus

Remolino periodístico: viajes, coberturas y expresiones.Oscilando entre la redacción de artículos, las capturas de instantes y el manejo de redes sociales.

One thought on “Pueblo Escondido, para los amantes del trekking

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguime en Instagram